Otoplastia y lobuloplastia

Las orejas en asa o en soplillo son consecuencia de una separación excesiva del pabellón auricular. La otoplastia es una cirugía destinada a corregir la posición de las orejas, juntándolas más a la cabeza, corrigiendo así dicha separación. Dentro de la cirugía de las orejas, también existe la lobuloplastia, esta técnica se utiliza cuando el lóbulo es muy grande debido a la edad, o a causa de los pendientes hay un agujero rasgado. De forma que podemos corregir tanto el tamaño como el agujero rasgado, dejando así un lóbulo más harmonioso.

Ingreso Hospitalario

No es necesario el ingreso hospitalario, por lo que tras la cirugía, solamente deberás quedarte en el hospital un par de horas antes de marchar a casa. La cirugía suele realizarse con anestesia local, pudiendo asociar sedación para la comodidad del paciente. La cirugía suele durar entre 1-2 horas.

U

Ropa especial

No es necesario llevar ningún tipo de orejeras, pero sí muy recomendable los primeros días aplicar tandas de 5 minutos de frio local.

s

Cicatrices

La cicatriz se encuentra en la parte posterior del pabellón auricular, por lo que queda escondida.

Periodo de recuperación

La primera semana es la más molesta, pero, una vez pasada, se podrá realizar vida normal evitando esfuerzos y deporte. A partir del mes se podrá realizar completamente vida normal.

Cuidados tras el alta hospitalaria

Tras el alta hospitalaria, se seguirán controles en consultas, así veremos la evolución de las cicatrices, y daremos las recomendaciones específicas según cada caso. Los puntos de sutura se retirarán a los pocos días de la intervención quirúrgica.